Usos y aplicaciones del ácido hialurónico

Si hay un activo antiedad popular dentro del mundo de la belleza y la medicina estética, es el ácido hialurónico. De hecho, en los últimos años se ha convertido en un ingrediente familiar (cremas, lociones, serum…), aunque lo cierto es que todavía hay muchas personas que no saben qué es y en qué tratamientos se utiliza exactamente. Por eso, hoy queremos hablar de todo lo que concierne a este súper ingrediente y de las formas de aplicación y uso que tiene.

¿Qué es el ácido hialurónico?

Se trata de una molécula que producimos de manera natural en nuestra piel, en nuestros ojos y en nuestras articulaciones. La función principal que tiene es la de atrapar el agua en el interior de las células para que todo nuestro organismo se mantenga bien hidratado.

 

Los beneficios del ácido hialurónico

Dependiendo del área en la que se encuentre, el ácido hialurónico cumple con diferentes funciones:

  • Por ejemplo, en las articulaciones su objetivo es evitar que se produzcan entre ellas fricciones dolorosas.
  • En la piel actúa como un maravilloso agente hidratante dando soporte para que ésta se mantenga con un aspecto terso, juvenil y sano.
  • Por otro lado, en los cartílagos actúa como un reconstituyente. Gracias a la enorme capacidad que tiene para retener y atraer las moléculas de agua, esta sustancia es fundamental para el adecuado funcionamiento de nuestros tejidos.
  • Los especialistas también recomiendan el uso del ácido hialurónico para ayudar a curar antes las heridas. Es más, su empleo contribuye al control de la inflamación y ayuda a redirigir la sangre a zonas donde la piel se encuentra dañada. Esto hace que, por ejemplo, personas que tengas úlceras provocadas por diabetes, sanen mucho más rápidamente comparándolo con el uso de otros remedios.
  • Utilizándolo de manera continuada, hidrata las heridas y previene las infecciones cutáneas.

Ácido hialurónico inyectable en medicina estética

Una de las maneras más comunes de utilizar este ingrediente es a través de infiltraciones. Este tratamiento de rejuvenecimiento es mínimamente invasivo, puesto que se trata de una sustancia que se reabsorbe totalmente en el organismo y que no implica complicaciones ni efectos secundarios.

Los rellenos inyectables que se llevan a cabo con esta sustancia han llegado a convertirse en el tratamiento que más se usa a la hora de corregir o dar volumen a labios, para levantar pómulos, elevar el óvalo facial, corregir ojeras, redefinir la forma de la nariz, para la feminización o masculinización de la cara y por supuesto, para dar mayor luminosidad en general a la piel.

Distintos tipos de ácido hialurónico

Existen diferentes tipos de ácido. No en vano, la estructura interna que aporta volumen y rellena es distinta a la que hidrata. De ahí que se pueda hablar de ácido reticulado y no reticulado y de distintas densidades. Los primeros, es decir, el reticulado de mayor densidad es ideal para rellenar zonas hundidas como pueden ser las líneas de expresión o las arrugas. En cambio, los no reticulados se usan para rehidratar la piel en profundidad, otorgándola un aspecto más luminoso.

En ambos casos, es un tratamiento mínimamente invasivo que no necesita quirófano y cuyos resultados son visibles a partir de la primera sesión. Además, sus efectos llegan a durar hasta doce meses dependiendo de la edad del paciente y puede ser aplicado en cualquier edad

 

 

¿Resultan dolorosas las infiltraciones de ácido hialurónico?

Si lo que se quiere es mejorar el aspecto sin pasar por el quirófano, y conseguir un aspecto mucho más joven del rostro, la mejor opción es llevar a cabo una infiltración con ácido hialurónico. El procedimiento es muy sencillo. Simplemente, es necesario aplicar un poco de anestesia local para evitar molestias, aunque en ningún caso resulta doloroso el procedimiento. Solamente es posible que se note un poco de inflamación durante las primeras 24 horas y el resultado definitivo se puede apreciar en los siguientes 15 días.

En cualquier caso, es fundamental informarse y asegurarse sobre la calidad que tiene el producto que se va a utilizar. Esta es, sin duda, la única manera de evitar contratiempos futuros o un resultado no deseado. No en vano, cualquier cambio estético que se desee realizar, tanto si es quirúrgico como si no, conlleva ponerse siempre en manos de un equipo formado por médicos especialistas en medicina y cirugía estética.

 

 

Si quieres saber qué tipo de tratamientos podemos aplicar en tu caso, ya sea para prevenir o combatir los signos de envejecimiento o para mejorar e intensificar alguna zona de su rostro, pide cita con nuestro equipo de medicina estética llamando al 918147486  o escribiendo al Whatsapp 693855676, a través de la web aquí o enviando un email al info@smdclinic.es